lunes, 19 de marzo de 2012

Jóvenes en el mundo laboral

He leído las notas "Jóvenes en el mundo laboral: falta conexión y compromiso"  ,  "Para los especialistas, escuelas y empresas deben hacer cambios" y "El día a día en la oficina según las miradas de un gerente y una novata" del diario Clarín. La he accedido en un momento en que varias situaciones de procesos de selección cercanos,  han ocurrido un poco en cadena que vienen llevándome a planteos sobre cierta caracterización asociada a la edad.




Otra nota más sobre la relación de los jóvenes y el mundo laboral. Quizás es poco felíz y hasta lapidaria al comenzar
"No tienen ni idea de cómo redactar un currículum. La impuntualidad no es algo que los abochorne. No se incomodan cuando no pueden dar una respuesta adecuada y expresar un problema a sus jefes les resulta una tarea titánica. A los jóvenes latinoamericanos, el mundo del trabajo se les presenta tan lejano y extraño como un planeta de otra galaxia. Influyen, sí, la calidad y la cantidad de educación recibida. Pero el mejor promedio no los convertirá necesariamente en un buen trabajador."


Yo ( como siempre) me quedo con la parte constructiva. Y coincido con Marina Bassi, una de las autoras del estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) cuyas conclusiones muestra la nota


Se requieren políticas educativas urgentes no sólo para abordar el problema de la calidad de la educación, sino de la pertinencia de la misma cuando se trata de facilitar las transiciones de los jóvenes al mundo del trabajo”


"El secundario parece haber quedado muy atrás para ofrecer las herramientas necesarias para dar el primer paso en el mundo adulto, un mundo cada vez más competitivo pero también que ofrece empleos cada vez más precarizados."
Si se preguntan en base a que datos se hizo el informe, les cuento que


"Para llevar adelante esta investigación, se realizaron dos encuestas. Una en la que participaron 6.200 jóvenes de entre 25 y 30 años de Argentina y Chile. En la otra, se registró la opinión de 1.200 empresas de ambos países además de Brasil. En los dos sondeos se midieron dos tipos de habilidades, las cognitivas –que están relacionadas con el capital intelectual y la inteligencia dura– y las socioemocionales que están vinculadas con, por ejemplo, la capacidad para poder planificar tareas, de liderar grupos o interactuar con otras personas, pero también con la percepción que cada uno tiene de sí mismo."


Los invito a leer las tres notas y a compartir la opinión de cada uno. Especialmente sobre causas.
“Llegaron al mercado los egresados de una educación que quisimos cambiar, en las escuelas y en las casas, en los últimos 30 años. Nos peleamos con la escuela que tuvimos. Creímos que la prolijidad, la ortografía, el orden, los horarios, no eran valores tan importantes como la creatividad, la innovación, el espíritu crítico. Y era cierto que necesitábamos un nuevo equilibrio entre ‘la escuela del orden y la de la libertad’. Algo similar ocurrió en las casas. Los chicos ganaron. Son más libres, defensores de sus derechos y de su calidad de vida. Pero el mercado laboral los confronta con una realidad que no pueden adecuar a sus ideas o necesidades. Tienen demandas mucho más duras que las que tuvimos y se han formado en ámbitos mucho más flexibles y tolerantes. El contraste es duro”.


Yo en mi caso, opino que la educación falla. Pero no sólo a nivel "escolar". Veo muchos padres que han criado hijos de una generación con "miedo", pidiéndoles permiso, haciéndolos sentir ( aun con 2 o 3 años de edad) que son los dueños de las decisiones de la casa  ( donde vamos de vacaciones, que comemos hoy) a un extremo tal, que muchas de esas actitudes hoy se trasladan al mundo laboral ( relación con sus superiores, referentes a nivel laboral)


Pero quizás alguno dirá que no es tema de este blog, y tendrá razón. Aún así no quise dejar de plasmar esa opinión.


Los leo...

4 comentarios:

ark dijo...

Leí los artículos y hay algunas cosas que me llamaron particularmente la atención...
"No tienen ni idea de cómo redactar un currículum." esa primera frase me parece que ataca directamente la calidad educativa desde un punto de vista técnico. No es sólo que la escuela ya no transmita valores, sino que tampoco es capaz de cumplir una función de formación en un punto fundamental de la vida laboral.
Se pretende que la escuela tiene una función formativa superior (como desarrolladora de la creatividad y del espíritu crítico), pero si no cumple con las necesidades fundamentales para que una persona pueda integrarse a la sociedad, no sirve para nada.
Se perdió la calidad educativa, se perdió la transmisión de valores básicos para la vida comunitaria (la puntualidad es parte del respeto a los demás)... Se ha denunciado durante los 90 que la escuela había quedado relegada a la contención infantil, teniendo que enfrentar problemáticas que superan la capacidad de ese tipo de instituciones. No entiendo qué está defendiendo el señor Iaies.

Por otro lado, concuerdo en que la educación no depende sólo de las escuelas. Qué función debe cumplir la familia es algo que no se puede definir con facilidad, ya que cada cual decide qué hacer y cómo hacerlo.

Matías Timossi dijo...

Hola Mariana!
Antes de empezar a hablar me gustaría ubicar desde que contexto estoy hablando: Tengo 26 años y trabajo en el area de sistemas.
Creo que es un tema tan interesante y abarca tanto que se podría hablar de muchisimas cosas.
Por ejemplo el comentario de "No saben armar un CV". No se si la educación media debería preparanos para armar un CV, tengo que reconocer que cuando me toco a mi armar uno me costo bastante y no sabía por donde empezar, lo resolví de la siguiente forma: Me junte con un amigo y nos leímos un libro de recursos humanos, luego intercambiamos ideas.
¿A que voy con este dato anecdotico? Hoy en día la forma en que recibimos información es otra: Hay muchisima disponible y se renueva constantemente. Para poder resolver este problema dependemos de nuestra capacidad de abstracción que nos permite cambiar de un tema a otro. Dentro de esta linea de pensamiento cabe preguntarse ¿Vale la pena aprender como armar un CV cuando puedo ir a google ver como se hace y hasta bajarme un modelo? El hombre tiende a delegar tareas a las herramientas que el mismo genera.
Es verdad que somos parte de una generación cuya educación primaria y secundaria ha tenido muchas carencias. A su vez la que hemos recibido en nuestras casas tampoco ha sido buena. Somos los hijos de una generación donde las intituciones han tenido que atravesar grandes dificultades y nuestro desafío es poder asimilar lo que paso para luego hacer algo con ello. Personalmente pienso que hemos vivido en carne propia la frustración de todas las personas que estuvieron antes que nosotros y nos enfrentamos a la idea de un mundo no-estatico en donde todo puede cambiar de un momento para otro. Teniendo en cuenta esto muchas veces pensamos más que beneficio real vamos a obtener a la hora de poner esfuerzo en algo ya que pareciera que somos completamente presindibles.
En los años que vengo trabajando me ha tocado estar de los dos lados. Ir a trabajar pensando que todo el compromiso que pongo sobre mis tareas no me va acarrear ningun beneficio y que voy a tener que seguir reglas absurdas (Como por ejemplo el uso de la corbata que realmente no tiene ninguna funcionalidad más que el estetico ¿Acaso la imagen debería valer más que nuestro trabajo real?). También tener que instruir compañeros un par de años más chicos que yo y recibir las respuestas más insolentes imaginables. Todo pareciera que es un momento de equilibrar un poco la balanza y escucharnos mutuamente para ver hacia que lado debemos apuntar.

Matías Timossi dijo...

Hola Mariana!
Antes de empezar a hablar me gustaría ubicar desde que contexto estoy hablando: Tengo 26 años y trabajo en el area de sistemas.
Creo que es un tema tan interesante y abarca tanto que se podría hablar de muchisimas cosas.
Por ejemplo el comentario de "No saben armar un CV". No se si la educación media debería preparanos para armar un CV, tengo que reconocer que cuando me toco a mi armar uno me costo bastante y no sabía por donde empezar, lo resolví de la siguiente forma: Me junte con un amigo y nos leímos un libro de recursos humanos, luego intercambiamos ideas.
¿A que voy con este dato anecdotico? Hoy en día la forma en que recibimos información es otra: Hay muchisima disponible y se renueva constantemente. Para poder resolver este problema dependemos de nuestra capacidad de abstracción que nos permite cambiar de un tema a otro. Dentro de esta linea de pensamiento cabe preguntarse ¿Vale la pena aprender como armar un CV cuando puedo ir a google ver como se hace y hasta bajarme un modelo? El hombre tiende a delegar tareas a las herramientas que el mismo genera.
Es verdad que somos parte de una generación cuya educación primaria y secundaria ha tenido muchas carencias. A su vez la que hemos recibido en nuestras casas tampoco ha sido buena. Somos los hijos de una generación donde las intituciones han tenido que atravesar grandes dificultades y nuestro desafío es poder asimilar lo que paso para luego hacer algo con ello. Personalmente pienso que hemos vivido en carne propia la frustración de todas las personas que estuvieron antes que nosotros y nos enfrentamos a la idea de un mundo no-estatico en donde todo puede cambiar de un momento para otro. Teniendo en cuenta esto muchas veces pensamos más que beneficio real vamos a obtener a la hora de poner esfuerzo en algo ya que pareciera que somos completamente presindibles.
En los años que vengo trabajando me ha tocado estar de los dos lados. Ir a trabajar pensando que todo el compromiso que pongo sobre mis tareas no me va acarrear ningun beneficio y que voy a tener que seguir reglas absurdas (Como por ejemplo el uso de la corbata que realmente no tiene ninguna funcionalidad más que el estetico ¿Acaso la imagen debería valer más que nuestro trabajo real?). También tener que instruir compañeros un par de años más chicos que yo y recibir las respuestas más insolentes imaginables. Todo pareciera que es un momento de equilibrar un poco la balanza y escucharnos mutuamente para ver hacia que lado debemos apuntar.

Mariana L Riva dijo...

Enriquecedor al ver los puntos de vista. Gracias por compartirlos.